Sobrero debe hacerse cargo de la situación social E-mail


Una más y van… Sobrero atacó a LA PALABRA para no responder ante la delicada situación social. Las usurpaciones son unos de los temas más difíciles de resolver, dado que se juntan en el mismo hecho, el derecho a la propiedad, la necesidad y la lentitud de la justicia. En estos tres casos siempre la política es la culpable. Por un lado, porque no hizo caso a las luces de alerta que se fueron encendiendo desde 2007 en adelante en materia económica, que produce un innecesario sufrimiento a los argentinos hasta llevarlos a cometer hechos ilegales como estos. De los que siempre trabajaron de delincuentes no nos vamos a ocupar en este caso.No puede ser que el Estado no brinde el adecuado cuidado a la propiedad privada, creando leyes o fueros especiales para combatir estas conductas ilegales. Todos los cambios impulsados en la justicia tienen olor a autoprotección para ellos mismos, sin pensar en los reales problemas de la gente.Sobrero esta semana salió en distintos medios de comunicación para “darle” a LA PALABRA, sin advertir el error en que incurrió. En Canal 4 dijo, “son mentiras lo que publicó el medio opositor que yo no pude llegar hasta 200 metros del lugar de las usurpaciones”, continuó “por qué yo no fui al lugar, porque no puedo avalar con mi presencia estos hechos delictivos”, cuando nuestro medio publicó lo que nos manifestaron los vecinos, no lo que piensa el diario, entonces, en todo caso, los que no dicen la verdad son ellos, cosa que no creemos, porque todos dijeron lo mismo : (textual de los vecinos) “Nosotros queremos un terreno. Que lo podamos pagar en cuotas con nuestro dinero”.“Cavaleri nos conoce a todos. No sé qué pasa. Sobrero vino hasta la esquina y se fue. Nos cansamos de llamarlos y no sé qué pasa”. “Como vienen ustedes a preguntarnos lo que pasa, podrían venir ellos también”.“Mira, yo soy peronista, pero acá no es la política, es por las tierras y no nos dan la solución”.“Nosotros la mayoría trabajamos. No queremos que nos regalen nada. Trabajamos de albañil casi todos y ganamos muy poco dinero y se hace difícil todo”, afirmaron entre otras cosas.Pero claro, desviar el debate hacia otro lado es una especialidad que ha venido perfeccionando el gobierno.Los que hacemos LA PALABRA, decimos que lo que dijo Sobrero sobre que es la justicia la que tiene que resolver el tema es totalmente verdad, pero también pensamos y decimos que un soldado tan leal a este proyecto Nacional y Popular como lo es Sobrero, tiene la misma responsabilidad en el deterioro social que el gobierno nacional.Por eso se tiene que hacer cargo de esta sensación de que nada pasa, que estamos al borde de la anarquía. Los ladrones hacen lo que quieren, cuando los detienen son liberados rápidamente. No hay buenos ejemplos desde arriba, donde no se deja de frivolizar la situación. Donde los funcionarios que están con varios procesos no tienen el decoro ni siquiera de pedir licencia hasta que sean juzgados. Entonces la gente cree que todos podemos hacer cualquier cosa, agredir, mentir, acusar gratuitamente, estafar…Entonces este modelo, con escuelas que se han convertido en comedores y guarderías, en lugar de dedicarse a formar personas, padres de familia,  mejores o peores, pero con estímulos al esfuerzo, choca con la realidad que el mismo creó.Gente que no puede desarrollarse, ni pensar en un proyecto de vida, por la sencilla razón que no le dieron las armas necesarias para defenderse en la vida. Pero para entender mejor de qué estamos hablando tenemos que decir, que tanto en el Barrio Hipódromo, como en Las Tosquitas, siempre hubo familias numerosas, con necesidades básicas insatisfechas y también grandes extensiones de terrenos vacíos. Por qué entonces ahora las usurpaciones?, por la realidad que describimos anteriormente. Ahora se respira un clima de corrupción e impunidad que lleva a este tipo de cosas.Entonces los que nos gobiernan hace más de una década son responsables de lo bueno que disfrutamos y de lo malo que nos condena. Pensar en otra cosa, sería caer en un narcisismo absurdo que nos llevaría a vivir momentos mucho más desagradables que los que estamos viviendo.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar