El estudio y el dinero E-mail

Viernes 28. Señor Director:

En los periódicos locales de la semana pasada, leí una noticia “solidaria”.
Llega a Lobos un representante de una agrupación política que con dirigentes locales realizarán jornadas de reflexión y acción solidaria junto a 500 jóvenes de toda la provincia.
Hasta aquí sólo una noticia alentadora. Lo que sí me preocupa es la ampliación de la información en la que se incluye una campaña de concientización y subsidios para que jóvenes de 18 a 24 años puedan terminar sus estudios.
Me pregunto, porqué toda propuesta debe complementarse con dinero? La conclusión de un estudio y no hablo de casos aislados, se hace sobre la base del esfuerzo, trabajo, conciencia, sacrificio y sobre todo “propia voluntad”.
Las llamadas “escuelas nocturnas o profesionales” tienen cientos de alumnos que trabajan y la mayoría son de 18 a 24, encontrándose además adultos mayores, padres de familia. Esto ha sucedido por años.
Porqué todo debe hacerse a cambio de dinero, cuando puede concretarse con buena voluntad y propósito?
Y como al desliz la intención de transmitir la importancia de la militancia. Esto sí me parece preocupante porque es el ataque más sutil a la libertad de pensamientos.
La militancia es la práctica más artera de la “obediencia debida” no es el amor a los valores trascendentes.
No es la lealtad a esos valores sino la expresión de lealtad a la persona del líder de turno.
Es la lealtad a la persona que detenta el poder -lo que significa el ciego acatamiento a las órdenes de arriba-. A las pruebas me remito. Son militantes los aplaudidores que vemos por TV frente a los funcionarios, son militantes los que concurren a los actos oficiales, donde se realicen, en micros pagos, con merienda paga, con letreros pagos y con asistencia paga.
Son militantes los que vitorean, aunque no se tenga la menor idea de lo que se está hablando.
Es simplemente un atentado a la libertad individual que cada habitante posee, de acuerdo con su formación personal, su aprendizaje, su experiencia de vida.
En síntesis: como simple ciudadana respeto y aplaudo las acciones solidarias cuando son auténticas, espontáneas y no escondedoras de segundas intenciones, en la que se aprovecha la ingenuidad de los jóvenes.
Entiendo que la formación de un niño, de un joven, de un hijo está orientada a la práctica del ejemplo cotidiano más que la declamación de virtudes. Miles de casos son conocidos en que familias que sin tener un nivel económico e intelectual destacado han formado el amor auténtico a los valores de manera admirable.
Sabemos que el hogar, la familia se prioriza antes que otros ambientes  como el estudiantil, comercial, laboral, en la formación y el crecimiento. Entonces, que sean ellos mismos los protagonistas de sus elecciones, sus éxitos, sus fracasos, sus equivocaciones y correcciones, así podremos vivir en una democracia auténtica.

Cordialmente
María Teresa Avila

“La obediencia suele ser rentada y supera ampliamente los límites de las creencias. De este modo el relato en un mundo de beneficiarios que tiene castrada la capacidad de disidencia”.

Julio Bárbaro.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar